Hasta el año 2007, muy pocas personas habían oído hablar de Irena Sendler. Todo cambió cuando unos estudiantes tropezaron con su nombre, mientras hurgaban en los archivos, en pos de realizar un trabajo en homenaje el día de la Victoria. ¡Podrás imaginar la sorpresa de estos, cuando descubrieron que ella aún estaba viva!

Resulta ser que Irena, durante la Segunda Guerra Mundial, rescató del gueto de Varsovia a más de 2500 niños. Ella se unió a la resistencia polaca, y formó parte del consejo para la ayuda de los judíos (Zegota). Cuando se le prohibió la entrada al gueto a cualquier persona que no fuera judía, con ayuda de algunos cómplices, Irena consiguió un pase autorizado por el departamento de control de enfermedades de Varsovia.

Así, la heroica mujer podía entrar con toda seguridad al gueto, y, de esa forma, ayudar a las personas que vivían allí. A menudo, ella misma entraba alimentos y medicinas de contrabando, para los niños y los más necesitados. Pero lo más importante, los niños eran sacados del «purgatorio», prácticamente rescatados de las garras de la muerte.

Para este fin, se utilizaron diferentes métodos: Los pequeños eran transportados en bolsas de basura, lanzados sobre una cerca, y llevados a través de las alcantarillas. Irena ocultó varios bebes en su bolsa de herramientas, y los niños de más edad eran sacados bajo las lonas de los camiones.

Ella siempre iba acompañada por un perro, para que les ladrara a los guardias alemanes. De esta forma, ayudaba a enmascarar el llanto de los bebés, o algún otro sonido que emitieran los niños, para, de esta forma, evitar ser descubierta.

A veces, Sendler sobornaba a los guardias para que le ayudaran en su difícil y peligroso trabajo. Curiosamente, la mujer anotó los nombres de todos los niños rescatados, con la esperanza de que, más tarde, pudieran reunirse con sus familias.

Estos papeles Irena los mantenía ocultos, enterrados junto a los bancos de su jardín. ¡Como resultado final, en estos documentos se encontraron más de 2500 nombres de niños rescatados!

En el año 1943 los nazis arrestaron a Sendler. Pero esta no dio nada de información, a pesar de que la torturaron brutalmente y le rompieron sus brazos y sus piernas.

Luego se ordenó su ejecución, pero esta valerosa mujer había ayudado a la Organización «Zegota» (Rescate) como nadie, y sus representantes sobornaron a uno de los guardias. A última hora, el nombre de Sendler apareció en la lista de los ejecutados. Ella, hasta los días finales de la guerra, tuvo que vivir con un nombre falso.

Murió en el año 2008, a la edad de 98 años. Fue nominada al premio Nobel de la Paz, perdiendo frente al candidato a presidente de los Estados Unidos, Al Gore. Para esta fecha, Sendler ya tenía varios nombramientos y ordenes de su país natal, Polonia. Además, recibió el título honorífico de «Justa entre las Naciones».

Irena Sendler dijo: «Fui educada en la creencia de que una persona necesitada debe ser ayudada de corazón, sin mirar su religión o su nacionalidad».

Si este artículo te ha resultado interesante, asegúrate de compartirlo con tus amigos. ¡Esta gran mujer, apodada: «La madre de los niños del Holocausto», lo merece!

from MusculacionFitness via tipsganamas on Inoreader http://ift.tt/2oPV2Ym
via IFTTT

Anuncios