Seguramente has escuchado hablar del electrofitness, un método de entrenamiento que pondrá toda tu capacidad a prueba para desarrollar un cuerpo más atlético, estético y saludable sin la necesidad de invertir horas y horas en un gimnasio convencional.

El electrofitness, como toda novedad deportiva, está llena de mitos y rumores que impiden a muchos probar esta disciplina que sin duda ofrece grandes resultados, a pesar de que pareciera una forma más para vender nuevos productos, típicos de los infomerciales de la madrugada.

También conocida como gimnasia por estimulación, el electrofitness dista mucho de los productos que se anuncian por la televisión y que prometen resultados sin tener que mover un sólo dedo, pues contrario a lo que se cree, esta técnica no está destinada para personas perezosas que creen que podrán lograr resultados mientras miran televisión en el sofá. Por ende, podemos llegar a concluir que el electrofitness no es un método milagroso, sino que se debe trabajar con esfuerzo para conseguir los objetivos planteados.

¿Qué es el electrofitness?

Esta fiebre, como lo llegó a ser el running en su momento, al igual que lo continúa siendo el crossfit, consiste en colocarse un traje especial equipado con electrodos que emiten impulsos eléctricos a hacia los músculos, permitiendo que, bajo el uso de frecuencias bajas, los músculos puedan contraerse, tal y como sucede al entrenar con pesas.

Esto hace que el electrofitness (también abreviado EMS) se convierta en un método excelente para entrenar de forma adecuada, aportando los grandes beneficios que se consiguen con los entrenamientos convencionales del gimnasio.

Dado a que se trata de una forma más de realizar actividad física, el electrofitness tampoco está exento de riesgos a los que se le debe prestar mucha atención, incluso si ya se tiene una experiencia previa en los trabajos duros con las pesas del gym. Por esa razón, es que en cada sesión de entrenamiento, se debe estar acompañado por un entrenador altamente calificado en la materia para crear un plan de ejercicios en base a los objetivos y la composición corporal del cliente.

Contrario a lo que muchos creen, el electrofitness no es un método para ponerse en forma sin hacer esfuerzo, ya que a medida que vamos entrenando los diferentes grupos musculares, debemos realizar variedades de movimientos como correr, saltar, hacer sentadillas, crunches y un largo etcétera más. En definitiva vamos a sentir el esfuerzo, sudaremos y acaberemos cansados como si hubiésemos entrenado en el gimnasio de manera tradicional. Por tanto, es normal que al día siguiente o en las horas posteriores empiecen a sentirse los primeros estragos de las microrroturas ocasionadas a los músculos.

Para poder entrenar mediante la electroestimulación, es necesario colocarse un traje especial, conformado por mallas, una camiseta y un chaleco con electrodos que se colocarán a lo largo de los principales grupos musculares del cuerpo.

Ventajas del electrofitness

El electrofitness puede ofrecernos una serie de ventajas tanto a nivel físico, como psicológico e incluso ayudarnos a ser más productivos a lo largo del día. Esto se debe a que una sesión promedio de electroestimulación puede durar entre 20 y 30 minutos, que serán más que suficiente para exigir un trabajo excesivo al cuerpo.

Claramente, la práctica constante de este método es ideal para la ganancia de masa muscular, al mismo tiempo que propicia a la pérdida de grasa, incluso luego de 72 horas de haber finalizado la última sesión. Por tanto, el electrofitness es ideal para reducir la celulitis con el paso del tiempo.

No obstante, hay que tener en cuenta que para conseugir resultados de la manera más óptima, debemos complementar los entrenamientos con una buena alimentación y un descanso adecuado. Esperar resultados milagrosos mientras disfrutamos de alimentos procesados, bollería y demás comida chatarra es una locura.

Por último, pero no menos importante, hay estudios que demuestran que el EMS funciona como un excelente tratamiento para personas que se encuentran en rehabilitación luego de haber sido quirúrgicamente intervenidas para arreglar desgarres en el menisco u otras partes blandas del cuerpo. De la misma forma, también es ideal para tratar patologías como las hernias de disco, dolores de espalda o por lesiones del ligamento cruzado anterior.

Actualmente, el electrofitness se va haciendo más popular a escala global, por lo que resulta una forma atractiva de activar el cuerpo sin tener que gastar mucho tiempo, así que a medida que tengas la oportunidad, no dudes en probarlo.

Desventajas del electrofitness

Como todo en la vida, también podemos encontrar ciertas desventajas en torno a esta disciplina que cada vez se va haciendo más conocida.

Una de las principales desventajas es la sobreexposición o lo que podemos traducir como sobreentrenamiento. Debido a los efectos fisiológicos que se ocasionan luego de una sesión, no se recomienda entrenar con este método más de dos veces por semana, ya que de lo contrario, el riesgo de sufrir alguna lesión aumenta considerablemente. Entrenar los lunes y jueves o martes y viernes será más que suficiente para empezar a conseguir resultados con el paso del tiempo, claro, siguiendo las recomendaciones en cuanto a nutrición y descanso.

Por otra parte, es importante mencionar que el electrofitness no se sugiere en mujeres embarazadas, pacientes con problemas del corazón, hernias, trastornos autoinmunes o hipertensión no controlada. Tampoco es ideal para personas con hipertiroidismo o con problemas leves o agravados de várices.

Por esta razón, se debe consultar con el médico especializado antes de iniciar cualquier entrenamiento para conocer los posibles riesgos que el electrofitness puede traernos a la salud.

Fuente: Electrofitness: ¿Qué es?, ventajas, desventajas, riesgos y todo lo que debes saber en Mi Piel Sana.

from MusculacionFitness via tipsganamas on Inoreader http://ift.tt/2p4kyMp
via IFTTT

Anuncios