Gonzalo

AUTOR: GONZALO ROSENDO

CLIMA MOTIVACIONAL. EL ENTORNO QUE NOS AFECTA

En este artículo hablaremos acerca de una variable muy importante que está relacionada con la motivación y que se dará en función de diversos factores. Esta variable es el clima motivacional.

En primer lugar, dependiendo del deporte que estemos hablando será mejor un tipo de clima motivacional u otro, por lo que no vamos a centrarmos en uno específico. Hablaremos de este concepto de forma genérica y más adelante indicaremos qué tipo de clima motivacional es el más adecuado para cada deporte. Pero os adelanto que existen dos tipos: “clima motivacional orientado a la tarea y clima motivacional orientado al ego”.

clima equipo

¿Cómo influyen en un boxeador, futbolista, halterófilo, tenista, piloto… los factores externos que le rodean? Diferentes agentes que se encuentran constantemente en su órbita de entreno o competición.

Está claro que diferentes áreas como la física, técnica, táctica… tienen gran influencia. Pero ¿y la psicológica?

Es posible que en función de cómo el deportista perciba su ambiente genere una cierta forma de trabajar y un estilo de motivación.

CLIMA MOTIVACIONAL

Para definir y poder crear un clima motivacional óptimo es importante tener clara la importancia del deporte que practicamos y cuáles serán nuestros objetivos y metas.

Como comentamos anteriormente, a la hora de realizar deporte las personas se ven influidas por distintos factores, tanto internos como externos. El entrenador, los compañeros, la familia, incluso el lugar de entrenamiento, se pueden considerar variables externas a la persona que practica deporte que pueden manipular su rendimiento, objetivos y en general su ambiente. Esto junto a la motivación, voluntad, esfuerzo y las metas personales de cada uno (factores internos) definirán un tipo u otro de clima motivacional.

Existen teorías que ayudan a explicar la relación entre las orientaciones hacia las metas que cada uno tiene y la función de los agentes externos (Castillo, Duda, Álvarez, Mercé y Balaguer, 2011).

El modelo más aceptado y que mejor explica las orientaciones de meta es el modelo cognitivo social de la motivación de logro 2×2.

El modelo cognitivo social de la motivación de logro 2×2 explica la orientación que el individuo tiene a la hora de intentar conseguir su meta, es decir, diferencia entre las distintas formas que tiene una persona para llegar a conseguir un logro. Estas orientaciones de metas nos ayudarán según el deporte que practiquemos a saber si es mejor plantear y promover un clima motivacional u otro.

clima tarea

DEPORTES EN LOS QUE PUEDE VENIR MEJOR UN CLIMA U OTRO

Teniendo en cuenta la multitud de diferencias que existen entre las modalidades deportivas, para categorizar el clima motivacional nos centraremos en si el trabajo se realiza de forma individual o grupal. Un claro ejemplo son el baloncesto y el boxeo.

clima motivacional

Si nos fijamos en la imagen, en ambas dos se celebra algo, la diferencia es que en una la consecución del premio viene dada por un número de personas que constituyen un equipo, mientras que en la otra es una sola persona la que consigue su logro.

Esto quiere decir que a la hora de la creación de un clima motivacional en un equipo, es importante promover la cohesión y el apoyo que se pueden dar entre los compañeros, esa conexión o incluso esa “telepatía” que muchas veces oímos que tienen algunos jugadores del mismo colectivo entre ellos. Es decir, debemos intentar que el clima motivacional esté orientado a la tarea.

Sin embargo, cuando una persona libra una batalla en solitario (en sentido figurado de la expresión) necesitamos promover que su ambiente esté más orientado al ego, es decir, debemos buscar una mayor concentración en la rivalidad, la superación sobre los demás y la comparación.

Para crear un clima ego necesitamos comparar a nuestro deportista con los demás, para que sea capaz de superarse en su trabajo. Ojo, estas comparaciones deben de ser constructivas y objetivas. No puedo decirle a un boxeador de 65 kg: “mira ese de 80 kg cuanto peso levanta y mira cuanto levantas tú, ¿Crees que así vamos a algún sitio?”…Mal, vamos a promover la frustración y no el ego, puesto que se ha de tener en cuenta la diferencia de peso.

Volviendo al clima orientado a la tarea, recordemos el famoso penalti de Cruyff: asistencia a su lado para el compañero y gol.
http://ift.tt/2px5Jzd

Si recordamos esa jugada, se pueden analizar muchas cosas: estrategia, técnica, confianza, seguridad en sí mismo… Pero centrándonos en el clima motivacional, si esa persona que da el pase no tuviese un clima motivacional orientado a la tarea, no se hubiese promovido la cohesión con su compañero y posiblemente no hubiera aceptado a realizar esa jugada y hubiese querido marcar él. Dejando a un lado las florituras, el atrevimiento y el espectáculo de ese penalti, la intención es mostraros con un ejemplo llamativo la importancia de diferenciar el deporte y el clima motivacional que se fomenta.

No hablaríamos correctamente si pensáramos que existe un clima motivacional bueno y otro malo, o uno que hay que tener y otro que es mejor no desarrollarlo, para nada. Simplemente, dependiendo del deporte que estemos practicando necesitaremos desarrollar uno más que otro.

Aun así, en muchas ocasiones vemos en deportes de equipo cierto clima motivacional percibido como ego, inculcados por los agentes externos que mencionamos anteriormente. Quizás de este modo en ciertos jugadores conseguiremos un rendimiento excelente, pero a nivel general, tarde o temprano el equipo se rompe y deja de existir esa conexión o “telepatía” que muchas veces se necesita para conseguir victorias, torneos o competiciones.

En el lado contrario, ¿imagináis un boxeador que tiene un combate de competición contra un compañero de equipo y antes de entrar su entrenador o entorno le da mensajes como, “el otro luchador es de tu equipo, tenlo en cuenta”? Ese tipo de mensajes va a crear una orientación de metas equivocada en el deportista y un clima motivacional erróneo. Los deportistas individuales deben tener una orientación al ego más acentuada.

clima deporte

CÓMO PROMOVER UN CLIMA MOTIVACIONAL ADECUADO

Bien, la duda es, si soy entrenador, ¿cómo puedo promover un clima motivacional óptimo para mi deportista? O si soy un deportista y soy capaz de evaluar que mi ambiente no crea el clima que necesito ¿Cómo podemos hacer que se modifique?

Como veníamos comentando durante el artículo, dependiendo de la orientación de metas que tengamos será más conveniente un tipo u otro.

El entrenador debe ser capaz de evaluar su comunicación con los deportistas, ya que es el arma principal que tiene para transmitirles herramientas, opciones, halagos, correcciones…

La evaluación de la comunicación puede llevarla a cabo mediante grabaciones de video, o con la ayuda de algún experto en la materia, con el fin de poder determinar si tiene una comunicación basada en el refuerzo individual, si es capaz de personalizar los fallos o, por ejemplo, si las correcciones las da a nivel grupal o a cada uno de los deportistas. Así, le será más fácil orientar los mensajes para un trabajo más colectivo o individual.

Una vez observada y evaluada la conducta, debemos ser capaces también de orientar el esfuerzo y la mejora personal del deportista para que pueda ayudar a todos (en caso de un deporte en equipo) o centrando la atención en el nivel de capacidad de una persona, promoviendo rivalidad y creando un clima de implicación de ego, a través de la personalización de conductas.

clima boxeo

Aunque creamos que esto es fácil porque un boxeador realiza un deporte de forma individual, a la hora de entrenar puede hacerlo con otros compañeros y ahí puede haber una dirección errónea del clima motivacional, teniendo conductas de corrección general, refuerzo basado en el esfuerzo grupal o castigos colectivos, en lugar de centrarnos en cada deportista y dirigirnos a cada deportista para que llegue a percibir que él tiene que desempeñar la guerra por su cuenta.

¿Y la familia? ¿Cómo influye esta?

Por supuesto que en el clima motivacional también afecta la familia, puesto que influyen en el deportista; sin embargo, no hablaremos de este círculo en este apartado puesto que no queremos confundir el papel y la función que debe tomar el familiar, con el rol del entrenador como ocurre en algunos deportes.

Por tanto, y lo veremos en futuros artículos, la familia debe tomar una posición de apoyo al deportista, interés por su bienestar, pero sin cuestionar el ambiente de trabajo en entrenamientos o competición. La capacidad de desconectar a un deportista fuera del deporte les pertenece a ellos y ahí es mejor no intentar crear un ambiente de tarea o ego, simplemente apoyar y acompañar en la relajación y bienestar de los protagonistas de este bonito estilo de vida llamado DEPORTE.

clima support

Bibliografía y referencias

• Balaguer, I. (2007). Clima motivacional, calidad de la implicación y bienestar psicológico: una propuesta de intervención en equipos deportivos. En A. Blanco y J. Rodríguez Marín. (Eds.), Intervención Psicosocial (pp. 135-162). Madrid: Pearson.

• Castillo, I., Duda, J., Álvarez, M. S., Juan, M., & Isabel, B. (2011). Clima motivacional, metas de logros de aproximación y evitación y bienestar en futbolistas cadetes. Revista de Psicología del Deporte, 149-164.

• Cury, F., Elliot, A. J., Da Fonseca, D., & Moller, A. C. (2006). The social-cognitive model of achievement motivation and the 2× 2 achievement goal framework. Journal of personality and social psychology, 90(4), 666.

• Rodríguez-Peláez, D., Garrido, P., Conde, C., & Almagro, B. J. (2015). Adaptación y validación de la CBAS para la observación de climas motivacionales. Cuadernos de Psicología del Deporte, 15(3), 253-260.

• Smith, R. E., Smoll, F. L., & Hunt, E. (1977). A system for the behavioral assessment of athletic coaches. Research Quarterly. American Alliance for Health, Physical Education and Recreation, 48(2), 401-407.

• Sousa, C., Cruz, J., Torregrosa, M., Vilches, D., & Viladrich, C. (2006). Programa de asesoramiento personalizado a entrenadores (PAPE) de deportistas jóvenes. Revista de Psicología del Deporte, 15(2), 263-278.

from MusculacionFitness via tipsganamas on Inoreader http://ift.tt/2pNqu96
via IFTTT

Anuncios