En la noche del 22 de mayo en Manchester, inmediatamente después del concierto de la cantante estadounidense Ariana Grande, se produjo un ataque terrorista. Según el reporte de la policía, en el Manchester Arena murieron al menos 22 personas, y 59 resultaron gravemente heridas.

A las 22:35, hora de Londres, la policía recibió un informe de una explosión en el concierto. De acuerdo con los testigos, inmediatamente después de la última canción, cuando la gente ya se dirigía a la salida, se vio un destello brillante y se escuchó la explosión.

2 horas y media más tarde, la policía publicó los datos oficiales sobre las víctimas: 22 muertos y 59 heridos. Estadio, donde se produjo el ataque, tiene capacidad para alojar 21.000 personas.

La explosión se produjo en un pasadizo cubierto que une el estadio con la estación, que fue cerrada inmediatamente después del incidente. La policía inmediatamente clasificó el incidente como un ataque terrorista.

En el concierto había muchos niños y adolescentes. Ariana Grande es una cantante muy popular, sobre todo entre los jóvenes. Después de la explosión, la red comenzó a llenarse de informes de bajas entre sus jóvenes fans.

Los residentes de Manchester respondieron rápidamente ante el incidente: muchos ofrecían sus hogares cerca del estadio, para que las víctimas pudieran pasar la noche; los hoteles, de forma gratuita, albergaban a los adolescentes que esperaban la llegada de sus padres. Los conductores de taxis transportaban desde la escena del incidente gratuitamente.

La gente estaba en estado de pánico, huyendo de la explosión. Los testigos apenas pueden describir lo que ocurría a su alrededor. Algunos de ellos, recuperados de la conmoción, pudieron testificar.

Ebbi Mallen: «Cuando nos fuimos, la explosión ocurrió a pocos metros de distancia de mí. Los trozos de carne y la piel estaban volando en todas las direcciones. Aún me sigue pareciendo que encuentro particulas de piel de alguien en mi cabello…

Nadie espera que esto pueda suceder con él. Creo que nunca podré olvidar este sonido, la sangre y la gente corriendo con espantosas heridas y miembros mutilados».

La cantante Ariana Grande comentó sobre la situación: «Estoy destrozada. Lamento de todo mi corazón. No tengo palabras…»

Andy Holi: «Estaba esperando a mi esposa e hija, cuando ocurrió la explosión. Fui arrojado a unos 10 metros. Cuando pude levantarme, vi cerca de mí cadáveres ensangrentados…

Lleno de pánico, corrí hacia la policía y los bomberos, intenté encontrar a mi familia entre los cuerpos. Para mi inmensa felicidad, pronto los encontré, entonces salimos rápidamente de este infierno».

Gary Walker: «Mi mujer y yo estabamos esperando a nuestras hijas despues del concierto. Después de la última canción la gente comenzó a salir, y se produjo una explosión.

Sentí un dolor salvaje en mi pierna. Mi esposa, aferrándose a mis dedos, me dijo: «Necesito recostarme…» Horrorizado, noté que de su vientre destrozada brotaba la sangre».

Luisa Tyan y Nicholas Borovinskiy: «Cuando estábamos sentados en el podio después del concierto, escuchamos un ruido fuerte y vimos a la gente corriendo de aquí para allá. Se sintió un fuerte olor a humo…

Más que todo nos sorprendió que, a la entrada al concierto, nadie nos inspeccionara. No siquiera había detectores de metales, solo recogieron botellas de agua».

Jenny Bruster: «Empezamos a reunirnos en la salida durante la última canción de Ariana — queríamos adelantarnos a la multitud. Al pasar por el túnel, nos enfrentamos a los guardias, que nos ordenaron a dar la vuelta e ir hacia otro lado.

Un par de segundos después, los escuchamos gritar: «¡Corran!» Justo detrás de ellos, se produjo la explosión. Estos guardias nos salvaron la vida».

La gente de todo el mundo expresaron su solidaridad con las víctimas de este terrible ataque. Las celebridades y los líderes de muchos países también han expresado oficialmente sus condolencias ante este terrible incidente.

from MusculacionFitness via tipsganamas on Inoreader http://ift.tt/2sllolR
via IFTTT

Anuncios