Cuando el australiano Robert Hodge nació, su madre difícilmente podía mirarlo. La primera semana que la mujer pasó en el hospital, no pudo encontrar las fuerzas para mirarle a los ojos de su hijo. «Es tan feo», — le decía a su hermana. La mujer decidió abandonar a su hijo. Incluso, decía que hubiera preferido que naciera muerto…

El pequeño Robert nació con un conjunto de defectos — los más graves eran un tumor en la nariz y las piernas subdesarrolladas. A pesar de todo lo que su madre decía y hacía en aquel tiempo, 44 años después, Robert Hodge, ya un hombre hecho y derecho, habla de ella exclusivamente con cariño.

El primer mes de su vida, Robert lo pasó sin padres. Pero luego, en el consejo de familia, a la madre del chico la convencieron de que debía llevarlo a casa. El pequeño que la decepcionó tanto, era su quinto hijo. Al pasar de los años, la mujer llegó a amarlo, reconociendo detrás de la apariencia poco llamativa un carácter sencillamente extraordinario.

La familia sabía que la vida del bebé no sería nada fácil, así que lo protegían cómo podían. Primeramente, encontraron a un buen cirujano, que salvó al muchacho del tumor. Desafortunadamente, para ello fue necesario quitar completamente su nariz, para luego restaurarla, usando el tejido cartilaginoso de los dedos del niño.

Pero el problema de las piernas subdesarrolladas no se pudo arreglar. Los padres aceptaron que sería mejor amputar ambos miembros, para que el niño pudiera aprender a caminar con las prótesis.

Un día, el niño encontró el diario de su madre, en el que leyó que ella no sentía nada en absoluto por él. Durante muchos años, Robert se atormentaba, pensando que se había convertido en una carga para sus familiares. Pero con el tiempo, se dio cuenta de que su vida era como una película. Entonces Robert decidió que esta película ciertamente debe tener un final feliz.

Hoy Robert es una persona exitosa. Escribió un libro autobiográfico llamado «Ugly» («Feo»). Además, el hombre da varios entrenamientos, contando la historia de su vida y alentando a otros a que, prestar atención a la apariencia y vivir según las opiniones de otros acerca de ella, es una mala idea.

¿Quién mejor que Robert, para contarlo? Él tiene esposa, Katie, juntos crían a sus dos hijas y gozan de la vida.

Te sugerimos que mires el fragmento del discurso de Robert …

El hombre admite que más de una vez le ofrecieron «corregir» su apariencia, pero no ve ningún sentido en ello. Siendo como es, pudo lograr todo lo que había soñado. Robert cree que en la vida lo principal es el apoyo de la familia. ¡Te da fuerzas para mover montañas!

Si este material te pareció interesante, ¡compártelo con tus amigos y conocidos!

from MusculacionFitness via tipsganamas on Inoreader http://ift.tt/2sigBCR
via IFTTT

Anuncios