La mayoría de nosotros solo visita un restaurante en ocasiones especiales: Una cita, un cumple, un aniversario… Y cundo nos referimos a esto, no hablamos de un café de paso, donde vamos a por un bocadillo. Estos sitios de alcurnia requieren algunas normas de etiqueta, que, a decir verdad, no son tan diferentes de las que tenemos en casa.

Ahora, si se trata de un restaurante de nivel Michelin, ya es otra cosa. Estos locales destacan por la perfección: manteles almidonados, excelentes chefs y camareros, la mejor de las comidas… Muchos comensales acuden a estos sitios llenos de pánico, ante la idea de tener que enfrentarse con todo esto.

Por eso, en el día de hoy, ¡Qué pasada! se ha propuesto acercarte a una serie de reglas de etiqueta que, si bien son de antaño, vale la pena recordar.

La buena presencia en el restaurante, así como en el teatro, es fundamental. Todo caballero debe tener presente el hecho de que es responsable de la ropa de las señoras. Debe retirarles el abrigo, y conducirlo hasta el armario. En la entrada, todos los visitantes son recibidos por el maître, quien los acompaña a una mesa libre.

Este es quien ayuda a la mujer a ocupar su lugar, el caballero se sienta por sí mismo. En los restaurantes donde no hay jefes de camareros, este deber debe ser cumplido por el acompañante. A continuación, viene el camarero con el menú. En los restaurantes caros, a las señoras se les ofrece un menú que no está en la lista de precios. ¡No seas tímida para pedir al camarero tal o cual plato!

Todos los clientes deben tener en cuenta que los teléfonos móviles, y otros aparatos electrónicos, no deben estar sobre la mesa, especialmente cuando no está permitida la toma de fotografías de los alimentos (por cuestiones de protección al plagio). Este accionar se considera una falta de respeto a la persona con la que has venido.

Reglas de etiqueta en la mesa

  1. Refrescos

    Esta es la primera opción que ofrece un restaurante caro a sus clientes. El primer vaso se le llena a la dama, y luego a su pareja.

     
  2. Aperitivos

    El pan es el primer aperitivo que pone un camarero en la mesa. Rómpelo suavemente en trozos pequeños, con las manos, (¡no a mordidas!). La mantequilla es la elección favorita de muchos, y, por lo general, se sirve en un plato. Lo ideal es frotar los pedazos de pan sobre la misma.

    Si los aperitivos se sirven en un plato común, es necesario pasar la porción que vas a consumir a tu plato. ¡Nunca lo hagas con un tenedor! Además, si no alcanzas al plato, no lo pases por sobre la mesa. Pide al camarero, o a tu vecino de mesa, que te ayude.

  3. Primer plato

    El primer plato suele ser la sopa. Esta viene en varias formas: caldo o consomé, borsch, o sopa de verduras, puré de patatas. Este plato se sirve en recipientes especiales, de una o dos asas. Si es de un asa, significa que puedes tomar la sopa directamente de allí. Si es de dos, la sopa se toma con una cuchara.

    No debes soplar la cuchara con sopa caliente, lo correcto es esperar hasta que se enfríe por sí sola. Además, la cuchara debe mantenerse a distancia, pues no está bien comer inclinado sobre el plato.

  4. Los platos principales

    Si no eres un asiduo visitante de los restaurantes especializados, lo mejor es optar por un filete, que es más fácil de comer. Sin embargo, si el alma te pide algún plato exclusivo, no temas pedirle ayuda al camarero, para que te muestre cómo comer este plato.

    Cuando se trata de algún plato de pescado, por lo general este viene acompañado de platerías especiales (cuchillo y tenedor, o dos tenedores). Si el pescado se sirve entero, come primero el lado de la parte superior, y luego gira para el otro lado. Si lo que se ha solicitado es sushi, o alguna variante de pescado crudo, el camarero tiene que mostrarlo a sus invitados, antes de la preparación. En cuanto a las aves, estas se comen con cuchillo y tenedor. Algunos de los platos principales se comen con los dedos: Pollo, cangrejos de río, espárragos.

  5. Postres

    Los postres se sirven en un plato, o un camarero los trae y organiza en el plato. Si se trata de un pastel suave, este se come con cuchara de postre. Si el manjar es sólido, debe comerse con cuchillo y tenedor.  

      
  6. Fruta

    Las naranjas y mandarinas se sirven ya peladas y divididas, y se comen con la cuchara de postre. Los plátanos se sirven en un plato de postre, sin pelar. Los comensales se lavan las manos, y los comen con cuchillo y tenedor. Las rodajas de sandía y melón también se comen con cuchillo y tenedor.

  7. Bebidas calientes

    El camarero trae té, y los clientes se sirven ellos mismos. El café, por su parte, viene en su propia taza. La regla principal para las bebidas calientes: ¡Nunca sonar con la cucharilla!

Bueno, ahora que ya conoces estas simples reglas de etiqueta, ¿te animas a asistir a un restaurante de alta categoría? Si pones en práctica estos consejos, no tendrás nada de qué temer… ¡Comparte esta valiosa información experiencia con tus amigos de las redes sociales!

from MusculacionFitness via tipsganamas on Inoreader http://ift.tt/2tgY78K
via IFTTT

Anuncios