El jovencito mexicano llamado Julián Ríos Cantú tenía sólo 13 años, cuando a su madre le diagnosticaron el cáncer de mama. Los médicos inmediatamente advirtieron a la mujer de que no había ninguna posibilidad de recuperación.

Sobra decir que, para el chico, fue un verdadero shock. Julián no podía creer que su amada madre pronto se iría para siempre.

Lo más lamentable del caso era que, si la madre de Julián se hubiera dirigido a los médicos antes, la habrían diagnosticado a tiempo y tendrían el chance de salvar a la mujer con quimioterapia. Pero, desafortunadamente, la enfermedad estaba tan avanzada que los doctores decidieron amputarle el seno a la paciente lo más pronto posible, para salvarle la vida.

Afortunadamente, la madre de Cantú se pudo salvar. La alegría del joven no tenía límites.

Tan pronto como su madre había pasado el período de rehabilitación, y su vida ya no corría peligro, Julián decidió poner en práctica su plan para luchar contra la enfermedad, que casi le priva de la persona más querida en el mundo.

La idea de dedicarse a las investigaciónes que podrían salvar vidas de millones de mujeres, le llegó al joven en un momento de desesperación, cuando la vida de su madre estaba en peligro. La investigación exploraría los métodos de diagnóstico precoz del cáncer de mama, que ofrecerían la oportunidad de una completa recuperación a millones de mujeres en todo el mundo.

Pronto Julián empezó a trabajar y estudiar todos los aspectos del cáncer de mama, los métodos existentes de diagnóstico y tratamiento de esta enfermedad. A la edad de 17 años, creó su propia empresa, llamada Higia Technologies. Sus empleados desarrollan métodos para la detección temprana de cáncer.

La empresa ya ha hecho un gran avance en su campo, creando un brasier con más de 200 sensores que analizan los datos, determinan los cambios en el seno de la mujer. Estos datos se transmiten, para su posterior examen, a los especialistas que prescriben el tratamiento.

El principio del brasier consiste en rastrear los cambios de temperatura dentro de la mama, que son causados por tumores. Los datos recogidos se transfieren a la computadora, que ayuda a diagnosticar la enfermedad. Es suficiente con usar tal dispositivo sólo 1-1,5 horas por semana, para recopilar toda la información necesaria con bastante precisión.

Julián fue galardonado con varios premios por sus logros científicos – uno de ellos el prestigioso Premio de presidente de México.Recientemente, él joven empresario recibió el Global Student Entrepreneur Awards en Frankfurt, Alemania. Con esto, Julián se convirtió también en el primer mexicano en obtener el premio de la GSEA y el más joven en ganarlo. En estos momentos, el sujetador está siendo probado clínicamente. Ya en un futuro próximo se lanzará a la producción en serie, y este dispositivo podrá ser adquirido por todas las mujeres que lo necesiten.

Ahora, a sus 18 años, Julián ya tiene a su cargo un avance tecnológico y es dueño de su propia compañía. El dolor pasado le dio un incentivo para dedicarse a la ciencia con el fin de beneficiar a la humanidad.

¡La perseverancia de este joven es admirable! Puso la experiencia propia y su talento al servicio de la humanidad.

Escríbenos tus comentarios y comparte el enlace con tus amigos en las redes sociales.

from MusculacionFitness via tipsganamas on Inoreader http://ift.tt/2tpA0oi
via IFTTT

Anuncios