El año pasado, finalmente pude ir de vacaciones a Sunny Beach, en Bulgaria. ¡Sin duda, uno de los momentos más memorables de mi viaje fue la visita a la llamada «aldea búlgara».

Además de deliciosa comida tradicional búlgara, el vigorizante vodka de uva, el brandy, los bailes y las canciones populares, a todos los invitados (alrededor de 300 personas de diferentes partes del mundo), les esperaba una agradable sorpresa.

A última hora de la tarde, cuando el sol veraniego ya estaba completamente oculto tras el horizonte, todos los participantes pudimos disfrutar de la «danza caliente sobre las brasas», por personas especialmente entrenadas para ello. Este fenómeno en Bulgaria se conoce como Nestinarstvo, y a la gente que baila sobre las brasas, nestinari.

Los expertos afirman que esta tradición tiene raíces ortodoxas y paganas. A excepción de las actuaciones de exhibición frente a los turistas, durante todo el año, la danza tradicional se realiza en algunos pueblos los días 3 y 4 de junio, correspondientes a las fiestas de San Constantino y Santa Elena. El festival tiene una duración de tres días.

Recientemente, durante la celebración, una turista brasileña quiso tomarse una foto con el hombre de la camisa. El hombre era muy hablador, y su diálogo fue captado por el lente de la cámara. ¡Al final, resulta que dicho hombre era nada menos que el Presidente de Bulgaria!

¡Eso sí es buena suerte! La turista no podía creer que el propio presidente pudiera encontrarse en un ambiente tan relajado. ¡De la noche a la mañana, se convirtió en una verdadera sensación a el nivel local!

Me pregunto: ¿Cómo te habrías comportado, si tuvieras la suerte de hablar con el presidente de otro país? Comparte tu opinión en los comentarios, y el artículo con tus amigos de las redes sociales…

from MusculacionFitness via tipsganamas on Inoreader http://ift.tt/2s97hQW
via IFTTT

Anuncios