Si bien, Estados Unidos es solo un país, es como si fuera otro mundo. Allí todo es diferente: Las distancias se miden en millas, la longitud en pies, el peso en libras, la gasolina en galones… ¡Incluso, los baños son diferentes!

Todo aquel que ha visitado este país americano, de seguro, ha notado que los baños públicos están constantemente llenos de agua, y que, junto al inodoro, casi nunca hay un cepillo.

Recuerdo que el programa «El Inspector» criticó el hecho de que, en los baños de los cafés, no hubiera un cepillo para el inodoro. ¿Por qué los propietarios de estos lugares, donde se ofrecen alimentos al público, son tan negligentes, con respecto al tema de la higiene?

Lo cierto es que, en Estados Unidos, comúnmente, se instala un tipo de retrete de sifón. En este caso, los excrementos caen abajo, prácticamente sin dejar manchas en la pared. ¡Además, acá el drenaje es mucho más potente que en otros lugares!

Sí, los baños en los EE.UU. tienen una estructura, y una red de alcantarillado cableado, completamente diferente a la de la antigua Unión Soviética, y otros países europeos.

En estos lugares, el cableado se instala por bajantes de elevación, mientras que en los hogares estadounidenses, por debajo de ellos. Debido a la gran diferencia entre el nivel de la cuba y el tubo del drenaje, los diseñadores americanos han logrado un efecto sifón: en el momento del descargue, el inodoro literalmente succiona todo el contenido, que se va por el desagüe.

En los inodoros europeos, el tubo del desagüe se encuentra en el mismo nivel que la taza, y el agua sólo sirve para crear un tapón, que impide que los gases de alcantarillado entren en la habitación. Durante el lavado del inodoro, el contenido es simplemente empujado por el tubo, sin ninguna presión adicional.

Por supuesto, los baños de los hogares de la gran mayoría de los estadounidenses sí tienen cepillos. Después de todo, para que el inodoro brille, hay que eliminar periódicamente la cal de sus paredes. Por lo general, en los lugares públicos, el cepillo se encuentra oculto a los ojos de los visitantes, guardado en un armario de limpieza, junto con otros equipos. El drenaje, por sí solo, es suficiente en el 99% de los casos.

Y, por último, un poco de humor. El filósofo esloveno, Slavoj Žižek, señala que el sistema de descargue del inodoro está directamente relacionado con la visión de la nación. Por lo tanto, en Francia, el desagüe va en la parte trasera, y eso significa que los franceses son demasiado románticos para ver como se pierden los desechos de la vida.

La fuga de los aseos alemanes está en el frente. La cal no se lava inmediatamente, por lo que uno podría pensar en una fuente de infecciones. Sin embargo, los alemanes se caracterizan por ser muy meticulosos, en cuanto a la higiene, y eso está a su favor.

En los EE.UU., los baños están colocados, de forma que, inicialmente, se acumule una gran cantidad de agua, para que floten las heces. Luego, basta un ruidoso tirón, y todo va directo al desagüe. Se dice que esto tuvo su origen en el amor de los franceses por los efectos visuales.

Por supuesto, el pensamiento de Slavoj Žižek es sólo una broma. Pero, como ya sabes, en cada broma hay algo de verdad.

Sea como sea, es absurdo negar que todos tenemos una mentalidad diferente. Las costumbres son difíciles de cambiar, razón por la que no sería sorprendente que muchos de los emigrantes de la antigua Unión Soviética, al llegar a los Estados Unidos, a menudo decidieran cambiar el sistema de desagüe de la casa.

Interesante, ¿verdad? Si opinas lo mismo, comparte estas curiosidades en tus redes sociales…

from MusculacionFitness via tipsganamas on Inoreader http://ift.tt/2urO2E6
via IFTTT

Anuncios