La famosa ciudad nebulosa del Támesis desde hace mucho tiempo se ha convertido en uno de los destinos turísticos más populares. Cada año, la capital del imperio que otrora abarcaba la mitad del mundo, atrae a millones de visitantes de todos los rincones del planeta.

¡A quién no encontrarás entre los visitantes de Londres! Desafortunadamente, ser un imán para los turistas tiene sus desventajas. Siempre habrán personas, incapaces de comprender el significado del refrán «Donde fueres… haz lo que vieres».

Así, por ejemplo, las protagonistas de nuestro artículo consideraron a los guardias reales británicos como actores comunes, llamados a entretener a los visitantes. A modo de broma, una muchacha arrojó un guante al soldado. ¡Al parecer, la turista esperaba que él de inmediato se apresurara a levantarlo!

Pero, el guardia de la Torre de Londres se le acercó y rápidamente disipó sus ilusiones. En un lenguaje simple y claro, el beefeater le explicó que los centinelas no son decoraciónes ni el objeto de diversión para los visitantes. No por gusto a este puesto de honor sólo pueden aspirar los mejores soldados del ejército británico. ¡Los guardias son chicos serios, y no se recomienda enojarlos!

Al sermonear a las turistas mal educados, el propio beefeater le devolvió a la chica su guante. Los turistas avergonzados se marcharon, sin siquiera imaginar que este acto los «ha glorificado» ante todo el mundo. Sin embargo, nuestros héroes aún salieron bien de la incómoda situación. A los chicos de las fotos de abajo, las cosas no han ido tan bien — ¡su propia ignorancia hizo que pasaran por unos momentos bastante desagradables!

Estos necios pensaban que podían mostrar sin obstáculos su «audacia» al centinela, sin ser castigados. Apuesto a que, al ver el cañón del rifle apuntado, los bravucónes rápidamente se dieron cuenta de sus errores. No hay que olvidar: los guardias reales son buenos luchadores y tiradores, y están equipados con armas verdaderas.

En el video de abajo, verás más casos de cuando los turistas consideraron a los chicos en uniformes rojos como objeto de entretenimiento — ¡y en vano! Pon el video en el segundo 50, para ir directo al grano.

Y aquí, en este video verás a esos mismos turistas, por culpa de quien empezó todo este revuelto. Aunque el comienzo no salió grabado, pero los testigos dicen que la chica realmente arrojó el guante al soldado. La mayoría de los espectadores concuerdan en que ¡tal comportamiento en relación con los soldados en el puesto de honor es simplemente inaceptable!

Cuesta trabajo imaginar qué clase de resistencia debe tener la guardia real. Durante horas soportar el calor del uniforme y un gorro de oso, sin reaccionar a las payasadas de turistas ociosos — ¡es toda una locura!

¿Que piensas sobre esta historia? Comparte tu punto de vista con tus amigos.

from MusculacionFitness via tipsganamas on Inoreader http://ift.tt/2uZLcsF
via IFTTT

Anuncios