Los prebióticos son alimentos no digeribles, que ofrecen muchos beneficios a nuestra salud porque estimulan selectivamente el crecimiento de varias especies de bacterias que son necesarias y que ya están presente en nuestro colon. Los prebióticos son  fibras que se encuentran en plantas o que son sintetizadas industrialmente. No son microorganismos como los probióticos pero pueden mejorar la proliferación de los mismos, son como el alimento de los probióticos, es decir,  alimentan las bacterias buenas que ya están presentes en nuestro cuerpo, beneficiosas para maximizar la salud del   microbioma humano. En vez de ser absorbidos por nuestras células, estos son fermentados por el microbioma, ya que son fibras.

 

Los tipos más comunes de prebióticos comprenden fibras diarias como la insulina, la cual puede ser encontrada en frutas y  vegetales.

 

¿Cuáles son sus beneficios?

 

Proporcionan soporte a nuestro sistema inmune. Los efectos de los prebióticos en el sistema inmune, son ampliamente modulados por los prebióticos que ellos alimentan, porque ellos actúan impulsando la colonización y crecimiento de los probióticos y otros microorganismos necesarios que modulan la inmunidad.

La fermentación de algunos prebióticos puede reducir el PH intestinal, lo cual crea un ambiente desfavorable para los patógenos.

Previenen alergias.

Los prebióticos son más efectivos combatiendo alergias si se consumen durante la niñez, de acuerdo con un artículo del 2011 publicado por The Journal of Leukocyte Biology, la intervención nutricional con las fibras prebióticas parece ser efectiva para mantener limpio el sistema inmune de los niños e inducir mecanismos de protección contra las alergias.  Por eso la clave para prevenir las alergias durante un tiempo prolongado se encuentra en estos alimentos, mejorando las barreras intestinales y el Sistema inmune intestinal.

En otro estudio del 2014 publicado en The Proceedings of The National Academy of Science of United States of America, se descubrió que ciertas bacterias alojadas en el cuerpo son efectivas para combatir las reacciones alérgicas y que el efecto de antibióticos podrían afectar la población de estas bacterias, haciendo mucho más sensibles a los alérgenos alimentarios. Los prebióticos quizá sean más efectivos en combatir dichas reacciones porque promueven el crecimiento de las bacterias buenas y contrarrestan los efectos dañinos de los antibióticos.

from MusculacionFitness via tipsganamas on Inoreader http://ift.tt/2uzm8Vq
via IFTTT

Anuncios