Admítelo, la parte más conmovedora de cualquier boda es el momento en que la novia camina, acompañada por su padre, rumbo al altar. En esos pocos segundos, suelen llorar, incluso, las personas más duras y rebeldes. Pero, más emocionante aun es ver a la novia en una silla de ruedas…

Jackie Gonchar es una valiente chica de 25 años de edad, quien ha estado 17 años paralizada, desde el cuello hasta los dedos de los pies. Sin embargo, eso no le impidió enamorarse y planear el día de su boda. Justo ese día, la novia preparó una increíble sorpresa para todos. ¡Mujeres y hombres lloraron, sin poderlo evitar!

Hace ocho años, Jackie sufrió una lesión terrible de la médula espinal, durante una práctica de natación (uno de sus deportes de la infancia).

Los médicos que la atendieron, le aseguraron de que nunca volvería a caminar.

Los primeros años de terapia, para ella, fueron un verdadero calvario. La chica no podía soportar los dolores. El más mínimo ejercicio le era muy difícil, sobre todo después de haber entrenado en los deportes profesionales.

«La primera vez que vine al gimnasio después de la lesión, decidí trabajar en una bicicleta estacionaria. Mis piernas se negaron a pedalear, nada funcionó», dice Jackie con terror. «Yo me sentí tan frustrada, que apoyé la cabeza en la cinta y me puse a llorar».

El gran esfuerzo valió la pena, y Jackie estaba lista para reponerse e ir al gimnasio. «Traté de obligarme a volver allí y no pude, me sentí disgustada conmigo misma».

Un gran incentivo para la chica fue la propuesta de matrimonio de su amado. Un año antes de la boda, ella comenzó de nuevo a participar activamente en los ejercicios. «En tu boda, todo el mundo te está mirando, por eso, yo quiero sentirme la más bella. Estoy absolutamente segura de que puedo ser una belleza deslumbrante en una silla de ruedas, pero no quiero que sea determinante», — admitió.

Durante la celebración la novia apareció en una silla de ruedas, acompañada de su madre y su abuelo.

Sin embargo, después de un par de segundos, Jackie, inesperadamente se levantó de su silla, y comenzó a caminar por sí misma, rumbo a su novio en el altar.

Andy Gonchar, su prometido, no sabía nada de la sorpresa de su amada, y, simplemente, no pudo contener las lágrimas.

De hecho, casi todos los invitados de la boda lloraron, sin ocultar las emociones.

Hace un año, Jackie, ni siquiera podía mantenerse en pie durante 10 minutos, y durante su boda permaneció 45 minutos, más las 5 horas de ceremonia y celebración.

Jackie y Andy, realmente, bailaron el primer baile, porque la pareja no tuvo el tiempo ni la oportunidad de ensayar.

Ella planea vivir sin su silla de ruedas, y, si bien todavía le queda un largo camino de lucha, no piensa rendirse. En su boda, ella le demostró a todo el mundo sus deseos, fuerza de voluntad y valores propios…

Vale destacar que el encantador marido de nuestra protagonista decidió sellar su suerte junto a su amada paralizada, sin importar el qué dirán, ni los prejuicios y tabúes.

Historias similares son inspiradoras y alentadoras. Por lo tanto, comparte el artículo con todos tus amigos. Tal vez esto sirva de ayuda… ¿Quién sabe?

from MusculacionFitness via tipsganamas on Inoreader http://ift.tt/2wKOTQo
via IFTTT

Anuncios